El binomio de vida y muerte en los cuentos de Silvina Ocampo

Ensayo 

Sol Santayana

«Silvina Ocampo utiliza el género fantástico para trabajar con el binomio vida/muerte».

    Silvina Ocampo fue una escritora, poeta y cuentista, que pasó a ser fundamental para la literatura argentina del siglo XX. Tanto su hermana, Victoria Ocampo, como ella tuvieron roles importantes en el avance de la búsqueda de los derechos feministas. Si bien es verdad que su hermana debió enfrentar mucho más trabas, ya que los 13 años que se diferenciaron hicieron que vivieran en mundos distintos y eso facilitó al crecimiento de la carrera de Silvina. La autora de libros y cuentos era conocida por utilizar el género literario fantástico, ya que existía eventos sobrenaturales en sus cuentos que genera shock y sorpresa en el lector y los personajes menos a los niños ya que given és sua própria fantasía. A través de algunos de sus cuentos utiliza este género para utilizar el binomio vida/muerte y para trabajar con la ruptura de los estereotipos de la perversidad de la mujer y de los niños de la época, como visto en “Clotilde Ifrán”, “Ana Valerga” y “La boda”

    El cuento ”Clotilde Ifrán”, se vio muy presente el binomio trabajado, ya que Clemencia pudo lograr comunicarse con una muerta, que sería la modista que ya se había muerto, como dicho en el libro, “una modista que había muerto hacía ocho años”. Como si fuera poco Silvina le pone en duda al lector en la última oración del cuento ya que menciona que las dos tuvieron contacto físico,”Las dos salieron tomadas de la mano”, esto llenará confusión ya que el lector puede creer que la muerta se presentó de forma corpórea hacia Clemencia o que la niña falleció y ahora las dos estaban en el mismo estado físico. Como ya dicho la autora genera confusión a los lectores utilizando elementos sobrenaturales, otro ejemplo sería cuando determina la llegada de Clotilde Ifrán donde el tiempo se detiene y la niña estaba cada vez envejeciendo, como si se estuviera muriendo, generando duda de no saber si la modista la vino a buscar para llevarse al infierno, también visto por su elección de su disfraz, o si tenía otro objetivo, dejando el final confuso y sin respuestas, “Durante las horas que esperó a Clotilde Ifrán, Clemencia no comió ni durmió. Cuando llegó Clotilde Ifrán se sentía envejecida… Se hubiera dicho que los relojes se habían detenido”.

    Otro cuento donde se ve presente en binomio trabajado es “Ana Valerga”, donde en vez de llaneras la duda si los personajes estaban muertos era si estaban vivos, como por ejemplo las estatuas, visto cuando Ana Valeriano utiliza una especie de mito para adoctrinar y amenazar a los niños, “los monumentos de las ciudad; les decía que no eran de bronce, ni de piedra, ni de mármol, como creía la gente, sino de carne y hueso. Los indios, los caballos, los toros y las mujeres aparentemente no se movían, pero bastaba que pasara un niño para que lo robaran”.  Aunque luego durante el desarrollo del cuento nos genera la duda si el mito es de verdad ya que ocurrió un accidente con Mochito un alumno donde casi muere, “Mochito, que estuvo a punto de perder la vida entre las flechas de los indios de mármol”. Y no solo eso, sino que Ana Valeriano, de ante de los niños, llevaba alimentos a las estatuas como si tuvieran vivas, “otra vez llevó, con un grupo de niños, maíz a un caballo de bronce, otra vez pan a mujeres de mármol; otra vez agua a un prócer”, todos estos acontecimientos generan duda y confusión al lector ya que no sabe si están o no están vivos las estatuas, Silvina parece jugar con los leyentes. Como ya visto en el primer cuento analizado a Silvina le gusta terminar sus cuentos de una forma donde se pueda interpretar de diversas maneras. En este cuento terminó con dos posibles finales. “No parecían muertos, como antes”, esta cita se puede interpretar que son los monumentos donde realmente tiene vida o sino que son los niños atrasados que con su adoctrinamiento y maltrato llegaron a tener más contacto a la realidad.

    Por último está el cuento “La Boda”, cuyo fue narrado a través de los visión de una niña donde le da dudas a los lectores creer en lo que se es dicho por ella, como visto también en los personajes del cuento donde nadie le creía. Un ejemplo claro de esto, es cuando la niña, Gabriela, confiesa haber matado a Arminda, la novia, pero todos no la creían hasta incluso creían que estaba loca, “Mis padres sostuvieron un conciliábulo para decidir si tenían que llamar a un médico. Nadie jamás me creyó”. Nuevamente mencionó que Silvina genera barullo a los lectores ya que no se fue comprobado en el cuento la real causa de la muerte de la novia, sino que puede haber sido la araña o otra causa. Deja la causa de la muerte inconclusiva ya que directamente el cuento comienza con el testimonio de Gabriela alejándose la culpable de todo. En este cuento el binomio de vida y muerte está presente ya que luego de que la novia de muera durante su casamiento, al caminar hacia el altar, los personajes tiene funda si esta muerta o viva, “Durante un rato creyeron que había muerto, durante otro creyeron que estaba viva”, ya que existía una confusión de los distintos estados, de la vida y de la muerte. 

    En definitiva, Silvina Ocampo, la escritora y autora de los tres cortos cuentos analizados, “Clotilde Ifrán”, “Ana Valerga” y “La Boda”, tienen presente el género literario fantástico donde se trabaja el binomio de vida y muerte através de confusión hacia los lectores ya que no se sabe definir bien lo que ocurre o si es real o solamente ficción. 

   

   

Esta entrada fue publicada en 4AC2019, castellano, lengua. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario